Recuerdo mi primer glühwein hace un poco más de 2 años en el mercado de Durlach (karlsruhe), aún no vivíamos aquí. Vinimos ese fin de semana porque Agus (mi amor) tenía que finiquitar unas gestiones de trabajo. Después de 4 meses, nuestra casa, quedaría justo detrás del mercado. ¡Quién iba a imaginarlo!

Noviembre 2016

Y desde que vivimos aquí he intentado hacer recetas tradicionales. Una manera de aprender y de integrarse a la cultura alemana. Este año me animé y por primera vez hice el glühwein.  Es muy fácil de preparar, eso sí, prepárate porque  tu casa quedará impregnada de olor de navideños, olor de mercado, delicioso. Su mezcla de especias invadirán tu hogar ;-).

Para la receta he reducido la cantidad de azúcar, la receta original lleva un montón y a mí me parece muy dulce (pero igual me lo tomo tan contenta).

En cuanto a las especias, usé las básicas, para ser mi primer glühwein quise hacer el clásico. Pero también puede haber variaciones, hay recetas con semillas de cilantro, hay otras con limón, manzana. Las puedes adaptar a tu gusto.

El vino. Usé tinto, pero también puedes hacer glühwein weiß (blanco) y se usaría  entonces vino blanco.

¿Tipo de vino? No me gasté tanto en la botella, compré un vino de 5€, un Merlot del 2016. Pero también podría ser un Pinot Noir , en cuanto a los alemanes, tienes  Dornfelder, Spätburgunder, entre otros. Si es blanco, podría ser un Riesling, Chardonnay, Pinot Grigio, etc.

¡Vamos a la receta!

Glühwein

● 1 botella de vino tinto

● 2 ramas de canela

● 6 granos de pimienta dulce / Jamaica

● 6 semillas de cardamomo

● 5 anís estrellado

● 1 naranja cortada en rebanada

● 2 cdas de azúcar

Preparación

En un cazo agrega el vino y el resto de los ingredientes. Remueve con una cuchara de madera. Tapa y caliente a fuego lento hasta hervir. Cuando veas que empiezan las burbujas a explotar, tapa y apaga inmediatamente. Deja reposar por 10 minutos. Sirve en vasos pequeños y disfruta.

Y ya que estamos en navidad y de celebración, me apunto al tercer parrandón que organiza mi amiga Angélica de su blog Bizcochos y sancochos.

 

Prost!

Besos, Rosel

Print Friendly, PDF & Email

12 Replies to “Glühwein Vino caliente alemán │Receta navideña”

  1. Jejejeje yo también lo preparo en casa y me encanta tomarlo en los mercadillos de Navidad, es una delicia. No podía faltar en esta compilación navideña! Buenas aportación al parrandón!

  2. Hola Rosel, me ha gustado conocer tu blog, aunque ahora seguiré mirando, porque se ve todo muy rico.
    Lo más parecido a un vino especiado caliente que he probado ha sido el de las peras al vino tinto y me encanta, así que no dudo que el tuyo también lo hará. Lo has explicado estupendamente en el vídeo y he tenido la oportunidad de conocerte, así que me alegro de haber venido. Viva el parrandón que cada año queda mejor.
    Un beso.

  3. Hola Rosell!! No conocía tu blog y gracias al Parrandón he podido llegar a él y disfrutarlo, veo por todos lados cosas deliciosas.
    No he probado este vino caliente, pero en casa hacemos un vino dulce parecido pero que se bebe muy frío y está muy bueno. No sé si mi receta familiar tiene relación con éste, pero si se le parece un poco tiene que estar muy rico.
    En climas fríos, seguro que se agradece tomarlo caliente. Besitos y feliz Parrandón.

  4. Hola! Un placer conocer tu blog y tu propuesta para este parrandón navideño de nuestra querida Angélica. Este ya es el tercero y como se puede ver cada año somos más.
    Una receta estupenda, nunca lo he probado, pero sabiendo que se puede hacer con Riesling (que me encanta frío) pienso que caliente y especiado seguro que también.
    Debe ser complicado vivir allí y no solo por el idioma que se me hace muy difícil. Yo soy de lenguas romances.
    Muchos besos y felices fiestas.

  5. Hola Rosel que bueno conocer tu blog, este vino caliente es ideal para el clima que deben tener por allá, en noches muy frías a veces tomamos vino caliente y lo que más me gusta es la cantidad de aromas que despide. Un beso y feliz parrandón 😉

  6. Hola, gracias al Parrandon he llegado hasta tu precioso blog. Nunca he probado el vino caliente, será porque mi sangre andaluza no lo acepta si no es con una tapa de jamón y a esta receta no le pega jajaja, pero me da curiosidad probarlo para ver como sabe. Seguro que me animo a prepararlo, se ve super fácil. Un beso.

  7. Mi querida Rosel, mil gracias por animarte a participar en el parrandón y por traernos esta rica receta que debe ser deliciosa porque aquí me llega el olor, ummmm!
    Como te comenté, me recuerda al calentaíto, de veras que me encantaría tomarlo en un lugar frío, arropada con una mantita, mirando el paisaje verde, las montañas…pero creo que aquí saldría volando con el primer trago, jaja, no sabes cuanto extraño el frío. Miro tus fotos de Alemania y sólo puedo pensar en la Colonia Tovar!
    Gracias nuevamente por venirte con nosotras y regalarnos un poquito de tus vivencias; desde ya invitada al próximo parrandón, besos!!

  8. Hola, encantada de conocerte en este arrandón y de disfrutar de este vino caliente tan típico aunque no en Andalucía. Lo he probado aprecido en casa de mi cuñada, ella es inglesa y lo prepara de vez en cuendo. Me parece uan receta muy navideña, llena de ricos sabores y de aromas. Me quedo viendo más recetas tuyas y espero que sigamos compartiendo mucha más y no sólo en navidad. Un beso preciosa y felzi parrandón!!!

  9. Hola Rosel, no conocía tu blog. Leyéndote en esta receta tan divina y aromática, que como dice Angélica recuerda el calentaito, me dió un aire de que eras venezolana. Me fui corriendo a ver de dónde eras, y zas! si que eres venezolana. Que encanto encontrar paisanas blogueras, y encontrarlas en el parrandón siempre es grato conocer nuevas cocinas como dice mi amiga Natalia. Me llevo tu receta.

    Un abrazo y feliz parrandón!

  10. Hola Rosel, veo que no soy ni la primera ni la única que te acaba de conoce4 gracias al Parrandón, es una delicia visitar todas las propuestas que ofrece, y que estoy disfrutando con cada historia.
    Yo no bebo nada de alcohol pero alguna vez de tarde en tarde si tomo una copa de vino si la comida lo merece. Me pasa igual que a Mafia José, mi sangre andaluza lleva en los genes que el vino caliente no es lo habitual, a mí me pones igual que a ella una tapa de jamón, y pa’dentro, Jajajaja. Aunque solo por el olor tiene que se gusto hacerlo en casa. Un abrazo.

  11. Hola Rosel. Llego la última después del recorrido por todas las recetas del Parrandón. Justo el fin de semana pasado, estuve en Alemania y vi este vino caliente en muchos puestos del mercadillo navideño.
    No bebo alcohol, pero con las especias que lleva y caliente, apetece probarlo.
    Gracias por compartir.
    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *